Tipos de colchones viscoelásticos

Colchones viscoelásticos: tipos

Elegir un colchón viscoelástico se ha vuelto una necesidad para todo aquel que desee descansar mejor. Este material (poliuretano flexible) desarrollado por la NASA tiene un efecto aliviador sobre el cuerpo ya que se adapta dinámicamente a nuestro peso y facilita la circulación del aire. Existen dos grandes tipos de colchones viscoelásticos: los moldeados y los espumados.

Cabe destacar que el material viscoelástico espumado suele ser mencionado como viscoelástico transpirable, aunque algunos expertos destacan que es una aclaración sin sentido ya que, al ser un material sintético, ningún viscoelástico necesita transpirar.

Los colchones de viscoelástica moldeada ofrecen una calidad superior frente a los otros colchones viscoelásticos. Esto puede argumentarse en que sus poros son más pequeños y, por lo tanto, permiten incrementar el confort.

De todas maneras, hay que tener en cuenta la densidad del colchón (es decir, la cantidad de material viscoelástico por metro cúbico). A mayor concentración, el colchón ofrecerá mayor adaptabilidad y confort.

Hay quienes sostienen que la viscoelástica espumada genera menos sensación de calor, lo que supone una ventaja en el verano o en las zonas calurosas. Es importante tener en cuenta que el material no produce calor sino que, al adaptarse al cuerpo, puede provocar dicha sensación.

También existe un debate sobre la conveniencia de lavar, o no, estos tipos de colchones viscoelásticos. Algunos vendedores aseguran que la viscoelástica espumada puede lavarse sin que se afecten los núcleos del colchón, lo que es desmentido otras personas. Las características de los colchones viscoelásticos, afirman estos últimos, hacen que nunca sea conveniente lavarlos.

Imagen: DescansoExpress