La espuma viscoelástica es saludable

viscoelastica

El descubrimiento del material viscoelástico estuvo en manos de los profesionales de la NASA, pero años más tarde ha sido implementado para fabricar o ser incluido en productos de uso cotidiano en el hogar.

Este nuevo material ha permitido avanzar con la tecnología y ha sido implementado en los colchones y almohadas, por tener condiciones para mejorar la salud y el descanso de las personas. Este material no daña los músculos ni contractura la espalda ni la zona lumbar, como sí lo hacen los colchones planos. La espuma viscoelástica se adapta a cada cuerpo y esto la hace saludable.

Colchón Naturfresh de Maxcolchón

colchones visco max

El colchón Naturfresh de la marca Maxcolchón es uno de los productos viscoelásticos de alta gama del mercado. Este colchón es uno de los artículos más confortables para conseguir un descanso reparador, y está pensado especialmente para personas que sufren el calor, porque no retiene la humedad que el propio cuerpo genera cuando duerme.

Es un colchón que se destaca por su firmeza, su propiedad traspirable y por el Dry-feel, una capa superior al núcleo del colchón que logra eliminar la humedad del mismo. En la fabricación del Naturfresh se utiliza el material viscoelástico de mayor calidad del mercado, para que el usuario pueda disfrutar al máximo de un colchón de estas características y sin interrumpir el descanso.

Elegir un colchón viscoelástico

Elegir un colchón viscoelástico

La viscoelasticidad es un tipo de comportamiento de los materiales que presentan propiedades viscosas y elásticas. Se conoce como material viscoelástico a los poliuretanos flexibles cuyo formato desarrolló la NASA para aliviar la presión del cuerpo. Dicho material llegó hace un tiempo a los colchones y hoy ya se puede elegir un colchón viscoelástico para el hogar.

Los colchones de material viscoelástico contribuyen al descanso y tienen un efecto aliviador en las zonas del cuerpo que se encuentran inflamadas. Los colchones convencionales ejercen presión sobre el cuerpo y nos obligan a cambiar de postura cada cierto periodo, interrumpiendo la fase de sueño profundo. Los colchones viscoelásticos, en cambio, se adaptan de manera dinámica al peso corporal.